Un plan bien concebido

Segunda parte

3- El desarraigo de identidad es otra arma que se perfila como fundamental en la guerra contra América; tarde pero segura la derecha finalmente comprendió lo obtuso de una postura tradicionalista que deja de ser conservadora para convertirse en arcaica y contraproducente; el prejuicio homofóbico se disipa entre los republicanos; pero ahora la izquierda vuelve a la carga con algo ilógico; a fin de cuentas el homosexualismo es en última instancia una identidad distinta, alternativa, en muchos casos innovadora e incluso redentora para sectores que hasta ayer suprimían sus sentimientos con resignado estoicismo; pero es al fin y al cabo una identidad; los homosexuales hoy se baten por nuestra libertad con idéntico arrojo al de los heterosexuales y no veo porqué debería ser de otro modo; ya deja de ser útil; ahora se nos conduce hacia la incertidumbre; sentirse macho por la mañana, hembra por la tarde y neutro por la noche; a golpe de estatuas derribadas; de censuras semánticas y de la eliminación de los géneros se pretende convertirnos en una manada de indecisos; hispanización desproporcionada del demográfico; pobreza y sumisión absoluta de la nueva América y la más tenaz incertidumbre posibilitan la creación de un pueblo de zombis incapaz de defenderse y listo a postrarse de hinojos ante cualquier encantador de serpientes por mediocre que sea.

4- Pero para garantizar la pulverización total de nuestra gran nación aún necesitan
a- Desarmarnos
b- Ateisarnos
Con la excusa de las terrificantes matanzas que de cuando en cuando (mucho más frecuente de lo que deberían ocurrir) se producen se escuda el intento de desarmarnos; sin duda los inútiles en la colina del Capitolio deberían haber llegado a un acuerdo razonable hace décadas; sin duda se puede mejorar mucho en los controles estadísticos y en la comunicación entre las distintas agencias del gobierno; mucho se podría haber hecho, pero no nos llamemos a engaños; el objetivo no es proteger a los ciudadanos; a la izquierda le importa un bledo la matanza de personas inocentes; si en algo valoraron la vida de los seres humanos no se darían masacres en los barrios negros todos los fines de semana ante la indolencia de la prensa y de TODOS los lectores demócratas; lo que verdaderamente desea la izquierda es desarmarnos; borrar poco a poco el legado de derecho a la defensa que forma parte del ADN de nuestra población para asignar esa tarea al gobierno de modo exclusivo; para entonces espera que la desconfianza del americano medio, que entonces será 90% hispano, hacia la policía sea tan grande que se viva en un virtual estado de caos y anarquía donde la delincuencia campe por su respeto; no es casual que ya trabajen para edulcorar la imagen del crimen y eufemizar la figura delictiva; ciudadanos desarmados y vulnerables a merced de sicarios que responden al mega gobierno que en todo se entromete; que todo lo regula y con el que debemos comulgar si deseamos ser atendidos por un médico; obtener empleo y en última instancia sobrevivir; esto sería imposible aún hoy; por ello trabajan infatigablemente en el cambio demográfico.
Respecto a la ateisacion; una vez más la estrategia es oblicua y no frontal; se habla de libertad de religión pero mientras realizamos todo tipo de malabares para acomodar las prácticas religiosas de todos los recién llegados la mofa y el desdén hacia la cruz cristiana es cada vez mayor; tras la noble causa de la división entre credo y gobierno cada vez se discrimina más la religión judeocristiana que dio origen a nuestro país para beneficiar a cuánto creencia no americana llega. La falta de identidad religiosa es fatal para las naciones; rusos, vietnamitas y cubanos que lanzamos los crucifijos con impía displicencia sobre los arrecifes sabemos a dónde puede conducir el estado gobierno ateo. (CONTINUARÁ…)

Andrés Alburquerque

Nacido en La Habana, Cuba en 1956 vivió su infancia y adolescencia en el seno de una familia de miembros del PSP, Partido Socialista Popular.

Graduado como profesor de educación superior en lingüística e idioma inglés, abandonó la isla en 1988 a causa de choque frontal con los dogmas del régimen.

Ha vivido en Italia, República Dominicana y México y desde 2007 reside en Miami donde es miembro activo de la comunidad cubano americana y uno de sus voceros más reconocidos; como profesión ejerce la operación turística y la administración de condominios además de participar activamente en paneles de la televisión local.

Es miembro del Partido Republicano y participa activamente en la esfera ideológica y filosófica. Fundador y líder de varias organizaciones políticas como Conciencia Cívica y Afro Cuban Forum. Posee las ciudadanías cubana, italiana y americana.

Las opiniones expresadas en este espacio, son de absoluta responsabilidad del escritor del artículo
y no necesariamente tiene que coincidir con la posición editorial de LA VOZ ESPAÑOLA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.