El uso racional de armas de fuego.

Andrés Alburquerque

La Cuarta Internacional; sus elementos activos y toda la masa de personas decentes que inconscientemente se han convertido en sus rehenes podrán tratar de virar la tortilla como mejor les parezca pero si hoy no estamos llorando la pérdida de decenas de vidas en la iglesia de las afueras de Dallas Fort Worth se debe ÚNICA Y EXCLUSIVAMENTE a la celeridad, efectividad y rapidez de ciudadanos comunes que haciendo ejercicio de nuestro inalienable derecho al uso racional y legal de armas de fuego lograron neutralizar al atacante en segundos.

Hay reportes de prensa de que además del “héroe” de la jornada Jack Wilson (71), otros asistentes tenían sus armas listas para neutralizar al asesino pero se abstuvieron de hacerlo ante la eficiencia de Wilson. Este señor contrasta en modo evidente con el comportamiento cobarde, gelatinoso y escabullido de los “pendejos” agentes al servicio del pusilánime y cómplice de la masacre de Parkland el sherif Israel.

Ahora; este hecho vendrá relatado e interpretado según la postura de quien lo cuente; la Cuarta Internacional y sus megáfonos corren a rasgarse las vestiduras para dar como hecho fundamental el que esa persona no debió jamás tener acceso al arma utilizada y mucho menos a entrar con ella a la iglesia y yo no niego esta realidad; otro enfoque de la Cuarta es señalar que no debemos sentirnos tranquilos con el hecho de que a los servicios religiosos asistan feligreses armados; y pudieran llevar parte de razón en ello. No deseo minimizar un serio y grave problema que existe y sé que encogerse de hombros jamás es la solución. PERO; lo fundamental en todo esto es solo una cosa cierta: EL USO RACIONAL, RESPONSABLE Y LEGAL DE ARMAS DE FUEGO POR PARTE DE WE THE PEOPLE SALVA VIDAS PUNTO.

Para la Cuarta no cuentan nada los siguientes factores:

1- Los crecientes aislamientos, enajenación y torpor que reinan en nuestra sociedad occidental.

2- La sustitución de la familia con Mesías virtuales que continuamente llaman a la violencia; que premian la masacre y que glorifican el individualismo.

3- El cotidiano, vil y premeditado ataque a las instituciones de protección del ciudadano, que si bien comenten errores y perpetran excesos en algunos casos y deben ser objeto de una profunda actualización, son las que nos protegen y mantienen a los buenos fuera del control de los malos.

4- La continua campaña de desfiguración de la sociedad con la creación de divisiones falsas basadas en la exacerbación del racismo; la proliferación de géneros; la hipersensibilidad sectaria y segmentaria y la demonización de la religión y los valores tradicionales.

5- La anulación del criterio propio mediante intimidación psicológica y muchas veces física de todo aquel que no desee que Estados Unidos y occidente se conviertan en un páramo tercermundista.

6- La imposición de la mendicidad y la pobreza como nuevos patrones y modos de vida y la paulatina degradación de nuestras ciudades; al punto en que defecar y orinar en la vía pública sean la nueva normalidad y nos acostumbremos a la “cochambre”.

Pero estos aspectos son convenientemente silenciados por los medios; son instrumentos de la nueva elite para someternos y no conviene criticarlos; por ello se concentran en las leyes para limitar nuestro acceso a las armas. Claro, sería cobarde y miope no reconocer que el sistema legal que regula el disfrute de la Segunda Enmienda debe ser en primer lugar implementado a raja tablas y en segundo lugar perfeccionado con la introducción de elementos de verificación modernos e integrales. Es inaplazable que el gobierno y las instituciones desaten una campaña informativa y educativa en la que mucho debe contribuir el NRA, para garantizar el uso responsable, capacitado y eficiente de las armas; necesidad que se repite con la conducción de vehículos automotores. No se trata de patalear gritando que defendemos la Segunda Enmienda; se trata de defenderla en modo científico haciendo que su disfrute no afecte la seguridad del ciudadano.

En resumen; un episodio más de violencia con armas de fuego que nuestros enemigos usan y manipulan mientras nada dicen sobre las matanzas semanales en los barrios negros e hispanos; eso a la elitista Cuarta no le interesa; de hecho, ese caos es parte de su plan para destruir Occidente.

Andrés Alburquerque

Nacido en La Habana, Cuba en 1956 vivió su infancia y adolescencia en el seno de una familia de miembros del PSP, Partido Socialista Popular.

Graduado como profesor de educación superior en lingüística e idioma inglés, abandonó la isla en 1988 a causa de choque frontal con los dogmas del régimen.

Ha vivido en Italia, República Dominicana y México y desde 2007 reside en Miami donde es miembro activo de la comunidad cubano americana y uno de sus voceros más reconocidos; como profesión ejerce la operación turística y la administración de condominios además de participar activamente en paneles de la televisión local.

Es miembro del Partido Republicano y participa activamente en la esfera ideológica y filosófica. Fundador y líder de varias organizaciones políticas como Conciencia Cívica y Afro Cuban Forum. Posee las ciudadanías cubana, italiana y americana.

Las opiniones expresadas en este espacio, son de absoluta responsabilidad del escritor del artículo
y no necesariamente tiene que coincidir con la posición editorial de LA VOZ ESPAÑOLA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.