Buxadé: ‘Queremos que los trabajadores tengan sueldos más altos’

El gobierno de España aprobó el día 2 de febrero de este año la subida del salario mínimo de 900 a 950 euros mensuales netos. Esta medida se encuentra inscrita en lo que, tanto el presidente, Pedro Sánchez, como el vicepresidente, Pablo Iglesias, han denominado como plan de legislatura que consiste en que el sueldo mínimo interprofesional quede por encima de los 1000 euros netos una vez transcurridos los cuatro años del gobierno. De hecho, las aspiraciones de Unidas Podemos son las de llegar a un mínimo de 1.200.

Frente a esta hoja de ruta nuestro eurodiputado, Jorge Buxadé, ha desgranado en el Parlamento Europeo las diferentes claves de la posición de VOX. Nuestro partido considera que el sueldo mínimo en España es insuficiente para poder llevar una vida digna. Sin embargo y, aún estando de acuerdo en que la subida del salario mínimo tiene que ser mayor, lo que no se puede permitir es que en un país como España donde la pequeña y mediana empresa (PYME) constituye el 99% del tejido empresarial del país, sea el pequeño empresario el que asuma el coste.

Por esta razón desde VOX proponemos que la subida del salario mínimo se haga a través de la reducción de las cargas sociales que impone el Estado a todos los pequeños y medianos empresarios. De esta manera el trabajador ve aumentada su renta disponible y el coste para la empresa es el mismo, ahora bien, el que debe ajustar su fiscalidad para que esto suceda es un Estado  macrocefálico, gigante y con una burocracia creciente que, además, no se esfuerza lo que debería en facilitar el acceso al crédito por parte de las PYMES.

En su alegato final, Buxadé dejó claro, por un lado, que el coste del proyecto aprobado por el reciente gobierno social-comunista se cuantifica en 2.000 euros al año por trabajador y, por otro lado, que la propuesta de VOX es fácilmente identificable pero exige de una voluntad política férrea: la reducción masiva de normas estériles conforme a los criterios de respeto a la libertad y la seguridad que marca nuestro Estado de Derecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *