Un plan bien concebido

Tercera parte y final

Ateísmo; no agnosticismo; ser agnóstico es dudar de la existencia de entidades superiores; y vista la intangibilidad de las deidades a partir de nuestros métodos tradicionales de cognición es lógico y legítimo dudar y poner en tela de juicio credos, ritos y liturgias; si se observa desde una cierta distancia la duda bien puede ser un elemento de reto y desafío a la fe y puede llegar incluso a provocar la sana discusión que toda creencia necesita. El ateísmo sin embargo es la obstinada y ciega negación de la fe; es la imposición de lo impío a sangre y fuego es hundir la cabeza en la arena. Pero el objetivo no es Dios; lo que la izquierda internacional desea eliminar es el hilo conductor de nuestra sociedad occidental; un mundo donde los individuos no saben a qué sexo pertenecen; donde creer es ridiculizado y comparado con la ignorancia; donde un sector es abochornado a cada momento y tenido bajo la amenaza de ser etiquetado como racista; donde los delincuentes son tratados como héroes y los héroes vilipendiados en un ambiente con escasa estima y maduro para ser conquistado. Cuando la izquierda nos promete educación, atención médica y un sin fin de servicios gratuitos no está garantizando nuestra felicidad sino nuestro eterno sometimiento al dios gobierno; la sanidad ya intentaron nacionalizarla y volverán a la carga; luego lo harán con la educación y cuando los números inevitablemente no cuadren el gobierno no tendrá más remedio que tomar las riendas de la misma y nacionalizar los centros de estudio; es el eterno y manido guion ante el cual una y otra vez los pueblos caen aturdidos hasta que es demasiado tarde.

Sería intelectualmente deshonesto decir que esta estrategia es seguida solo por la izquierda; tras los ideólogos encontramos tristemente a elementos de la derecha así como a magnates cuyo único color de referencia es el verde y en cuyo creciente daltonismo perciben el rojo solo cuando es demasiado tarde; de hecho, en su fatuo elitismo e insaciable sed de poder no reparan en aliarse a la chusma revanchista y en permanecer silenciosos mientras su clase social y su modo de vida es sodomizado por el bolchevismo de alta tecnología.

¿En resumen cuáles son los pilares de la ofensiva comunista internacional?

1- Duda; nebulosa identidad del individuo; ya gay no es cool; los homosexuales no les sirvieron para barrer con occidente; así que se inventaron un sin fin de géneros nuevos de modo que los seres humanos no sepamos donde rayos estamos ni con quien nos acostamos ni donde orinamos.

2- Desfiguración del rostro de occidente; llenar Estados Unidos de harapientos que no hablen inglés para entorpecer al máximo la comunicación entre nosotros y agitar la bandera del racismo cada vez que lea sea útil; con este objetivo le han pasado por encima a los negros y los han abandonado totalmente; ya no les son útil así que pueden matarse unos a otros tranquilamente ante los ojos indiferentes de la élite marxista. Tengamos presente que la postura instintiva de los afroamericanas es opuesta a la inmigración por más que ahora los trasnochados de izquierdas se hayan inventado este color marrón para definir a los hispanos no negros.

3- Para cumplir el punto anterior la izquierda ha abandonado totalmente sus legendarios planteamientos de desarrollo y mejoramiento de la vida en el Tercer Mundo (recuerden la Alianza para El Progreso de Kennedy) para optar por el estupro de nuestras fronteras mediante hordas de hambreados.

4- Demonización de la religión judeocristiana al punto de describir a los evangélicos como cavernícolas mientras se aúpa la imagen de un pontífice escandalosamente hacia la izquierda y se apuntala el predominio de una jerarquía católica cómplice a la que se perdona incluso la pedofilia.

No sería honesto pintar a todos los de izquierda como parte de la conspiración de la Cuarta Internacional; es más, esta conspiración es llevada adelante por un puñado de operativos y sicarios ideológicos; la masa de la izquierda está compuesta a mi juicio por personas con preocupación por el mundo que les rodea; en muchos casos la parte de mundo que les conviene a su agenda anti derecha, más no son conscientemente miembros de la cofradía; pero la falta de visión ideológica y en especial la ausencia total de conciencia de clase de los más amplios sectores de la izquierda les lleva a dormir con el enemigo con demasiada frecuencia y convertirse en la primera baja en la asonada marxista.

A la luz de cuánto expuesto en estos tres capítulos de mi exposición sobre el plan de la izquierda; cuál ha sido y es por desgracia aún hoy la respuesta de la derecha? Patalear, protestar, etiquetar de comunista al bando opuesto pero NADA MÁS; no he visto ningún intento de amalgamar, de revolucionar ni de movilizar el centro y la derecha con la visión de cautivar a la juventud y las minorías; con la más cruda honestidad planteo hoy ante el
lector que mi persuasión ideológica es representada por un grupo de egos con infantiles manías de grandeza, escandalosa displicencia y una ausencia total de estrategia a largo plazo. El trabajo ideológico brilla por su ausencia y prevalece el pensamiento de que lanzarse a la arena es una pérdida de tiempo; existen excepciones, pero por lo general somos un Olimpo repleto de dioses y semidioses total o parcialmente distanciados de la realidad a los que nos falta una liturgia común.

Andrés Alburquerque

Nacido en La Habana, Cuba en 1956 vivió su infancia y adolescencia en el seno de una familia de miembros del PSP, Partido Socialista Popular.

Graduado como profesor de educación superior en lingüística e idioma inglés, abandonó la isla en 1988 a causa de choque frontal con los dogmas del régimen.

Ha vivido en Italia, República Dominicana y México y desde 2007 reside en Miami donde es miembro activo de la comunidad cubano americana y uno de sus voceros más reconocidos; como profesión ejerce la operación turística y la administración de condominios además de participar activamente en paneles de la televisión local.

Es miembro del Partido Republicano y participa activamente en la esfera ideológica y filosófica. Fundador y líder de varias organizaciones políticas como Conciencia Cívica y Afro Cuban Forum. Posee las ciudadanías cubana, italiana y americana.

Las opiniones expresadas en este espacio, son de absoluta responsabilidad del escritor del artículo
y no necesariamente tiene que coincidir con la posición editorial de LA VOZ ESPAÑOLA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *